EL MOLINO DE LA LOCALIDAD DE GARBAYUELA.

Hola amig@s de blog,

en este post os queremos hablar de uno de tanto molinos que existieron en nuestros pueblos, concretamente hoy nos centraremos en el de la localidad de Garbayuela, que conoceremos un poquito mas de la mano de Juan de Dios Villarejo, ya que sus antepasados por azares del destino se convirtieron en los dueños del mismo, durante varias generaciones.

La historia del molino data de la época de Don Zenon Cabanillas, antiguo dueño del molino, personaje ilustre en la localidad así como último prior jerónimo del monasterio de Guadalupe. El molino era de su propiedad y él se lo regaló junto con algunas vacas, a los antepasados de Juan de Dios Villarejo por librarle de un robo que querían hacer en su casa.

Esta familia se encargó de explotarlo hasta 1960. En la actualidad aún podemos contemplar sus ruinas.

El molino se encontraba ubicado en el río Guadalemar, detrás de una presa construida para usar la fuerza del agua para su funcionamiento.

Juan de Dios trabajó en él desde la temprana edad de 6 años y así junto a su padre aprendió el oficio. Hoy nos cuenta las diferentes partes del molino, así, estaba la SETILLA, especie de cajón, mas ancho por la parte de atrás, por donde entraba el agua desde el río y mas estrecho en la parte delantera, por donde salía. Este cajón estaba fabricado con tablas de madera en las que existían unas ranuras, a especie de guías, por donde entraba una chapa que estaba unida a un palo (LLAVE), que permitía cortar el agua. La setilla se cubría por todos lados por unos muros de ladrillo que evitaban que el agua la arrastrase a su paso debido a la fuerza que llevaba.

A unos 40cm de la setilla, se armaba la RUEDA con 46 ÁLABES que eran de madera de encina y fabricados de una sola pieza, medían aproximadamente unos 50cm, y se sujetaban al árbol por medio de una CRUCETA. LA PIEDRA CORREDERA O VOLADERA tenia dos LAVIJEROS donde encajaba la LAVIJA, que era la que hacía mover la piedra.

Para sujetar el hierro de la piedra SOLERA, se ponían dos cuñas de madera en forma de media luna, que se llamaban GALLEZUELAS y otras dos mas pequeñas, que eran los MANZANOS, que servían para ajustar y evitar que se saliera el grano por el ojo de la solera.

Encima de unos palos se colocaba la TOLVA, cajón cuadrado, más ancho de arriba que de abajo. Desde la tolva el grano iba a la CANALEJA que lo llevaba al ojo de la piedra corredera por donde caía a la piedra solera y de ahí llegaba al TRAGANTE, alrededor de esta piedra había una chapa para evitar que se saliera la harina que era el REDOR. Después esta harina llegaba al JARNAR o pila.

El molino se ponía en funcionamiento cuando se abría la setilla y entraba el agua desde el río moviendo los álabes que a su vez hacían que se moviera la piedra corredera..

Este molino en un principio tuvo dos piedras, una para hacer la harina para el pan y otra para el pienso de los animales. Durante la Segunda República fue quemado y solo quedo una piedra para moler, que es la que se siguió usando hasta 1960.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s